Su carrito está vacío!
Ver carrito Compra
Subtotal: 0.00€

LA MUDANZA (Perigallo teatro)

,

Jueves 21 de diciembre a las 19hs,

Viernes 22 de diciembre a las 18hs.

En esta obra de Celia Nadal y Javier Manzanera, nos encontramos con una propuesta teatral que se desdobla en tiempo y espacio.
En 1961, un matrimonio tiene que emigrar a Alemania para conseguir el dinero que les permita pagar la casa, que se ven forzados a dejar. 50 años después, en 2011, su nieta y el marido de esta, ambos fotógrafos, rehipotecan esa misma casa para cumplir su sueño creativo. En esta ocasión el banco se la queda.
Un mismo conflicto en dos momentos de crisis económica. Un drama en clave de comedia que obliga a sus personajes a mudar, no sólo de casa o de país, sino también de visión de vida. Una propuesta que nos invita a ver la botella medio llena, en tiempos en que no hay… ni botella.
Este es el segundo texto teatral que los autores afrontan en común. Antes de “La Mudanza” se entregaron a “Háztelo Mirar”, una comedia delirante que venía a recordarnos que la vida pierde bastante sentido si se atraviesa sin entusiasmo. Después de La Mudanza, han escrito y estrenado otras dos obras, “Salud, Suerte y Ánimo” y “La Calle del Mariano”.

Actores: Celia Nadal y Javier Manzanera
Iluminación: Joâo Mota
Vestuario: María Cortés
Escenografía: Perigallo
Composición y dirección Musical: Santi Martín
Voz a capela en “Airiños”: Maruxiña Cao
Artesanía en madera: Juan de Arellano
Fotos en Escena: Andrew Molloy
Realización Audiovisual: Jaime Carrión
Diseño gráfico: Ruth Parra
Cartel para gira: Sira González
Foto Pito: Lorenzo Rodriguez
Grabación musical: Funkameba Studios Madrid
Texto: Celia Nadal y Javier Manzanera
Dirección: Joâo Mota
Producción: Perigallo Teatro
DURACIÓN: 100 min. Sin intermedio

 

ZASCA! Alfonso Vázquez Los expulsados del sistema, la clase media que nunca llegó a cuajar, quienes emigraron en los decenios de 1950 y 1960, los desahuciados, esos tres de cada diez españoles que la actual crisis ha puesto en riesgo de exclusión y pobreza, todos a quienes el viento de la historia ha segado la hierba bajo los pies están de enhorabuena, pues João Mota, Celia Nadal y Javier Manzanera tienen algo que decirles: no estáis solos, vuestra lucha es nuestra lucha. Se ha hecho poco teatro, poca novela, poco arte sobre los efectos de la crisis actual sobre las personas. La pieza dirigida por João Mota disminuye esta insuficiencia. Teatro indudablemente comprometido, La mudanza es excepcional en este y en otros muchos sentidos: por su calidad artística, por su valentía, por su combinación de naturalismo y sentido del humor, por su originalidad y oportunidad y, sobre todo, por la interpretación de Celia Nadal y Javier Manzanera, que son, además, autores del texto. Y no es exageración: pocas veces se interrumpe la representación en un teatro para aplaudir una interpretación. El pasado martes 16 de agosto, en la sala off del Teatro Lara de Madrid, Celia Nadal y Javier Manzanera lo consiguieron sin proponérselo, no en una, no en dos, sino en tres ocasiones. Y nadie en la sala discutió la necesidad del aplauso. La mudanza no juzga, expone. Alcanza la sensibilidad del espectador y lo fuerza a reflexionar. ¿Son culpables los protagonistas de su propia ruina? Y, sin embargo, La mudanza tiene menos del espejo aquiescente de Stendhal que del martillo de Brecht. Su método es plenamente naturalista: contiene la gesta de los héroes cotidianos que luchan por la supervivencia. El teatro, en efecto, es un medio efectivo para representar el mundo y comunicarse con el espectador, quien puede ver sublimadas sus experiencias, catalizadas sus intenciones y empujado a la acción. No hay un propósito en el arte más noble que este. La mudanza es una producción más que sobresaliente de una modesta compañía, Perigallo Teatro.

Crítica de La mudanza (por Roberto Martín) Ver La mudanza de nuevo (ya la pude disfrutar hace unos años en otra sala) ha sido un absoluto placer, un guión estupendo, interpretaciones maravillosas y realistas que no se ven todos los días en teatro. Y sobre todo una denuncia inapelable ya que en esta sociedad dormida que tenemos pasa por alto. Todavía se producen desahucios a diario, y es un tema que desgraciadamente aun seguimos permitiendo y de difícil solución. La mudanza solo debo decir que es una obra redonda, conmovedora y que merece ser revisada. Celia Nadal y Javier Manzanera los actores de la obra también son autores del texto, algo que me parece fascinante ya que se han tenido que desnudar tanto en el papel como físicamente interpretando a los personajes. Una obra que a ratos también es muy divertida y que se nos escapara una lagrima porque por suerte La mudanza es tan real como la vida. Graciosa y cruel a la vez.

Crítica “Todos al teatro” Oscar Rioja
“Dar vida nos da vida”, esta es la máxima de Perigallo Teatro. Una máxima que se hace vislumbrar tanto sobre como bajo las tablas. Sendos dramaturgos y actores irradian
emoción y arte durante la función. Igualmente tras ella, se acercan al público y lo interpelan tocando la fibra de los asistentes.
Por su parte, el director se trata de Joao Mota con una larga trayectoria como director y profesor de teatro de proyección internacional. Fue fundador de la Comuna de Teatro de Pesquisa, fundador y director de la Convención Teatral Europea, y, actualmente, director del Teatro Nacional de Portugal D. María II. Junto a Perigallo Teatro ha recorrido varios países, tales como Bolivia, México y Portugal.
“La mudanza” es un drama social con lapsos cómicos que la convierten en una obra reivindicativa y conmovedora. Un desahucio inminente y el despertar íntimo y social. En un mundo donde predominan las relaciones sociales en redes virtuales, las amistades se ponen a prueba. Las expectativas creadas por años de bonanza económica cesan abruptamente. Se cae el velo de la generación mejor preparada pero sin recursos económicos, y lazos sociales débiles, para cumplir sus sueños.
En definitiva, aún con todo, “La mudanza” lanza un mensaje esperanzador para los jóvenes en apuros.
De giros frenéticos entre comedia y drama, “La mudanza” sitúa a Perigallo Teatro como un “must” de la crítica social y el humor realista en la actualidad. Su lema, “El mundo es la casa de quien no tiene una propia”.
El vaso siempre medio lleno (E. Martín)
Cajas desordenadas, que nunca son suficientes cuando de lo que se trata es de mudarse de casa, cosas que sobran, pero que nunca se tiran por si algún día pudieran hacer falta. Y recuerdos que aparecen en un diario de la niñez. Así como es transcurre el punto de partida de una obra cargada de drama, pero que no deja de ser comedia. En plena crisis económica, dos parejas se ven forzadas a dejar su casa, Paco y Emilia lo tienen que hacer en el año 2011. Y Mari Carmen y Emilio, abuelos de Emilia, cuando en España corría el año 1961. La batuta la ha llevado Joao Mota, director del Teatro Nacional de Portugal, y lleva rodando por España desde comienzos de 2012. Interpretación lograda la de Celia Nadal y Javier Manzanera sobre las tablas del Teatro de Rojas, que ayer no estaba tan lleno como de costumbre, pero que fue testigo de excepción de la complicidad entre estos dos actores, que a pesar de la crudeza de la historia arrancaron sonrisas, sobre todo, las de quienes prefieren siempre, y aunque todo se ponga negro, ver el vaso medio lleno. Y después de dos años sobre los escenarios, los dos actores, que también son los autores del texto, a buen seguro que ya han comprobado como a estas alturas ‘La Mudanza’ pertenece al público más que a nadie. Unos espectadores que pudieron identificar situaciones de hoy y de hace cincuenta años.
EL MUNDO POR MONTERA Crítica de culturaenguada.es Texto de Rubén Madrid Perigallo Teatro ofreció el segundo pase de La Espiga de Oro de Azuqueca con un drama de mensaje social agridulce sobre las consecuencias de las crisis económicas. Excelente trabajo actoral en una historia que va en aumento.
“El mundo es la casa para quien no tiene una propia”. Hay verdades que, mientras las cosas no cambien, sobrevivirán generaciones, con sus propios dramas. Los actores Celia Nadal y Javier Manzanera se desdoblan hasta en tres ocasiones en el entrañable matrimonio de un gallego y una murciana de los años sesenta. Sublime y patético La función adopta un ritmo frenético a partir de la primera transformación de los dos actores en los abuelos y desencadena, a partir de ahí, una catarata de secuencias en las que los dos actores hacen caer a sus personajes hasta momentos de patetismo –porque las desgracias nunca vienen solas– o los elevan a momentos de sublime delirio, según qué ocasiones, con ágiles e inteligentes transiciones entre escenas. Hay en esta obra que remueve el alma social, con las necesarias descargas de humor para no padecer en exceso, una reflexión profunda sobre la memoria (la de cada uno: con lo que tiene de equipaje necesario o de carga prescindible, pero también la de nuestro país). Deja entre tanto la historia alguna punzada de dolor sobre la nostalgia de un futuro que no podrá ser y, a la vez, una optimista lección de dignidad, la de quien, hoy como ayer, se pone el mundo por montera y hace de él su morada para, entonces sí, seguir avanzando, recomenzar, dar un paso al frente con la cabeza bien alta. Crítica de laquincena.com Entre la comedia y el drama la obra, dirigida por João Mota, consiguió la ovación del patio de butacas y logró transmitir al espectador la necesidad de ver la botella medio llena en tiempos de crisis Crítica social, profunda reflexión, risas e incluso alguna lágrima… todo esto trajo consigo la obra ‘La Mudanza’. Una representación muy aplaudida por el público local dentro de la gira que está llevando el espectáculo por toda la geografía española. Un argumento muy actual y lleno de crudeza que a pesar de todo invita al espectador a reflexionar sobre las cosas importantes de la vida y transmite la necesidad de ver la botella medio llena en tiempos de crisis. En definitiva, una gran obra interpretada por los propios autores del texto (Celia Nadal y Javier Manzanera) que logró atrapar al espectador por la honda interpretación y la sencilla puesta en escena.
Casa de Las Artes, Laguna de Duero
Ayer disfrutamos de un delicioso espectáculo: La Mudanza. Una magistral interpretación, un estupendo texto, una dirección impecable, dan como resultado un trabajo creativo cargado de verdad que nos ayuda a entender la realidad y no a huir de ella. Y es que las mudanzas no son sólo materiales. Un magnífico trabajo que se mueve con total naturalidad entre la comedia y el drama. Una lección de optimismo en esta Academia de Entusiasmo que es la Casa de las Artes. Gracias a Perigallo, Celia y Javier, por pintar de verde la tarde del sábado.
Crítica Duende Nocturno
Obra de teatro con el tema, más actual imposible, de los desahucios y en clave de humor sin perder la seriedad, que el tema es muy serio. De lo mejorcito que he visto esta temporada y aunque es cierto que me han hecho reír también me han dejado con las lagrimas a punto. Ahora a ver cómo me quito yo este nudo de la garganta.
Crítica Antonio Illán
Emoción, ternura, nostalgia, esperanza, desesperanza, realidad, humor, la relación real de pareja, pasarlas canutas, creer tener amigos, lo que pasa todos los días a mucha gente…todo eso y mucho más es «La mudanza».
Teatro de dos, Celia Nadal y Javier Manzanera, autores y actores, que crean el texto y lo escriben en el papel y luego lo bordan sobre las tablas.
La historia de «La mudanza» supone un desdoble de situaciones: la actualidad y cuarenta años atrás. Así que la obra invita a ver la botella medio llena en tiempos pasados y a que no haya ni botella en los que ahora nos toca vivir. «El mundo es la casa de quien no tiene una propia» es un buen grito lleno de romanticismo y, a la vez, la expresión suprema de la frustración
Eso es «La mudanza», buen teatro, donde lo dramático y lo cómico se alternan, donde te puedes reír a pesar de lo que está cayendo.
Sobre el texto incluso, hay que destacar la muy lograda interpretación de Celia Nadal y Javier Manzanera, con una excelente química ente ellos producto sin duda de mucho trabajo y mucho ensayo, pues lo más difícil de teatralizar acaso sea la normalidad, lo natural. Es magistral su desdoblamiento en personajes diferentes de diferentes épocas y con diferentes gestos y registros lingüísticos. Y es excelente el dominio que ponen de manifiesto para escenificar momentos pícaros, cómicos, insinuantes, irónicos, tiernos o dramáticos. La dirección de Joâo Mota, a cualquiera que conozca su tradición de gran maestro le parecerá normal, es decir, es excelente.
«La mudanza» la han podido ver en dos sesiones de mañana cientos de alumnos toledanos de Educación secundaria y bachillerato. Me alegro. Así como en otras ocasiones las obras de la campaña escolar no me parecieron apropiadas y lo dije, creo que esta se adapta muy bien al “enseñar deleitando” y a la posibilidad de encender en los adolescentes la conciencia crítica positiva de la que está tan necesitada la sociedad en la que viven.

PRECIO EN TAQUILLA: 16€

PRECIO WEB: 14€

14.00€

Clear selection
Código: N/A Categorías: , ID: 2054
Día y hora

21 de diciembre a las 19h, 22 de diciembre a las 18h